Yule en la tradición Diánica

3fb9aa7def187722467ed937b2ad9162.jpgAunque Yule ya ha pasado, me gustaría colgar todas las fechas importantes de la rueda del año Diánica, en la que se tiene en cuenta el viaje de la Diosa (en exclusiva). Ella contiene todo en su interior, la celebramos como la Diosa eterna que es, transformándose a lo largo del año. Celebramos su naturaleza cíclica y también la nuestra.

El solsticio de invierno fluctúa entre el 21 y el 23 de diciembre cada año. En el Dianismo la Diosa no es la madre fértil que aparece en otras ruedas del año, dando a luz a un ser físico. La Diosa, en nuestra tradición, es la bruja del invierno y va a sembrar para luego convertirse en hueso. Es decir, la Diosa crea (da a luz), sostiene y luego devora la vida que ella misma crea para recrearla una y otra vez. Es el ciclo de la vida, de la naturaleza, de todo, hasta de nosotras mismas. Vida y muerte.

La Diosa como bruja comienza a liberarse del mundo físico y se concibe de nuevo como La Luz Infantil para que pueda comenzar el ciclo solar. Este tiempo trae la promesa de la luz (aunque no la entrega real de ella). Se celebra la presencia del espíritu, el poder de la fe y la esperanza de que nuestras visiones de futuro se manifiesten. Es por tanto un tiempo de paciencia como una “madre” esperando a su bebé. Pero habrá que esperar en la oscuridad, en el silencio. Mientras la Tierra está dormida, las semillas esperan y algunos animales hibernan, los humanos vamos corriendo de aquí para allá en centros comerciales llenos. Realmente lo que necesitamos es descansar, dormir, soñar y juntar fuerzas para la próxima estación (o temporada) de renovación.

El solsticio de invierno nos invita a soñar en la oscuridad y a escuchar a la sabia bruja que está presente en todas las mujeres. De hecho, el invierno es su estación. Es en la oscuridad, en los lugares más profundos, donde encontramos nuestra propia verdad. Celebremos pues la oscuridad para descubrir cuáles son nuestros sueños.

Ideas y actividades para el solsticio de invierno

Revisa tus metas (también espirituales) y tus valores personales: ¿qué sueños tengo dentro? ¿Cómo mantengo mi fe viva? ¿Qué estoy visualizando? ¿Y esperando?

a0dcba12367eaba65c9e2cac1526c926.jpgPasa tiempo en la oscuridad: descansa, honra la oscuridad, sueña.

Enciente una vela en medio de la oscuridad para honrar un sueño o una visión (a largo plazo) que tengas para el año.

Comparte el fuego, la comida y la bebida caliente con tus seres queridos.

Escucha o cuenta historias del pasado.

Fuentes

Women’s Rites, Women’s Mysteries – Ruth Barrett

Re-riting Woman: Dianic Wicca and the Feminine Divine – Kristy S. Coleman

 

 

Samhain en la tradición Diánica

maxresdefault

Se acerca Samhain, también llamado Hallowmas, Halloween o All Soul’s Night. Es decir, el 31 de octubre será el año nuevo de las brujas. La Diosa, en su aspecto como Bruja, profundiza en sí misma para descansar hasta su renovación. El reto de esta época es entrar en un lugar de quietud y quedarnos donde estamos, no avanzar o retroceder, sino estar completamente presentes, suspendidas entre el pasado y el futuro. Es nuestra oportunidad de dejar atrás todo lo que nos causó daño y llevarnos lo bueno.

Ideas para celebrar Samhain:

  • Revisar metas espirituales y valores personales: ¿qué dejo atrás en el año que acaba de pasar y qué me llevo? ¿A quién necesito perdonar? ¿A quién necesito pedir perdón?
  • Revisar el año anterior
  • Invocar y/u honrar a nuestros seres queridos fallecidos y espíritus guías
  • Recordar los “burning times”: en la tradición Diánica se recuerda en Hallowmas especialmente (y se honra) a las mujeres torturadas hasta la muerte: brujas, sanadoras, parteras (sobre todo durante la Inquisición). Aprender sobre la vida y la muerte de estas mujeres asesinadas, leer sobre ellas, compartir sus historias.
  • Trabajar con Hécate
  • Encender velas para recibir el nuevo año
  • Practicar adivinación para el nuevo año (como una tirada de tarot)
  • Prepararse para la transición
  • Festejar o crear un festival para los muertos: elegir comida roja para honrar a nuestros seres queridos fallecidos